Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

 

Inicio Facebook twiter Contáctenos

Historia

 

El Liceo Salvadoreño fue fundado en 1881, por el Presbítero y Doctor don Adolfo Pérez, en la denominada “Casa de Madera”, quien más tarde sería Arzobispo de San Salvador. El Fundador y Primer Director del Liceo Salvadoreño era indiscutiblemente persona de amplia cultura y de fuerte formación eclesiástica y académica; prácticamente su base era Europea referida en buena parte a la educación de la juventud. Se cuenta que cuando el Padre Pérez desfilaba con el Liceo y pasaba delante de Casa Presidencial Don Chico Menéndez decía: “este Curita me gustaría que fuera Obispo”, y su deseo se cumplió.

 

En el Diario Oficial del tres de diciembre de 1880, en la Sección Universitaria aparece el acuerdo del Consejo Superior de Instrucción Pública de la Universidad Nacional de fecha treinta de octubre de dicho año por el cual se concede al señor Doctor don Adolfo Pérez “la licencia que solicita para establecer en esta ciudad un Colegio de Enseñanza Secundaria”. El 11 de enero de 1881, el destacado Fundador anunciaba al público que habían comenzado los trabajos escolares del Liceo Salvadoreño en el local que antes ocupó el Colegio Seminario Contiguo al Histórico Campanario de la Iglesia de la Merced, indicándose que cubrirían “todas las materias exigidas por los nuevos Estatutos de la Universidad para los grados en CC y LL”; “la educación física y moral de los alumnos será igualmente atendida con toda la solicitud que demanda su importancia”. Aclaraba el fundador que pretendía: “que la enseñanza del Liceo pueda rivalizar con la que se recibe en Europa”. Por los internos se cobraba la pensión de quince pesos; por los medios internos la de diez, y por los externos la de cuatro.

 

Posteriormente cuando el Doctor Pérez fue exaltado a la Silla Mayor de esta Diócesis el Liceo fue dirigido por el virtuoso Presbítero Francisco Moreno. Posteriormente a partir de 1907 tomó las riendas el muy querido Padre Alfonso Belloso, más tarde Arzobispo de San Salvador quien por sus ocupaciones deja la dirección del Colegio al Canónigo Raymundo Lazo de grata recordación.