FUNDADOR

L' Hermitage

El Hermitage es una de las primeras propiedades maristas, se encuentra a una hora por carretera de Lyon, Francia, y lo forma un conjunto de edificios, uno de los cuales fue construido por el Padre Champagnat, junto con los Hermanos y los constructores locales en 1824.

En 2010, un Hermitage renovado fue inaugurado como un centro de peregrinación marista, seguido por una renovación completa de la casa de Lavalla en 2013.

Acoge y acompaña principalmente a grupos maristas de todo el mundo y grupos parroquiales locales.

Es una comunidad internacional, hermanos y laicos, que viven bajo el mismo techo, comparten la vida fraterna, rezan juntos y son corresponsables de en la misión con los peregrinos.

Su ideal es ser «un ícono de una iglesia-comunión, con rostro mariana, un ícono de espiritualidad apostólica marista y un ícono de la obra de renovación que está aconteciendo en el Instituto».

Los miembros de la comunidad comparten su conocimiento y pasión por el carisma de San Marcelino. Si bien la lengua de la comunidad es el francés, su servicio a grupos internacionales requiere diversidad de idiomas en los miembros de la comunidad. El espíritu intercultural es parte de su testimonio. Se sugiere un período de prueba para los futuros miembros.

Hijo de Juan Bautista Champagnat y María Chirat, nació el 20 de mayo de 1789 en el pueblo francés de Marlhes; durante la Revolución Francesa. Jamás asistió a la escuela durante su niñez, debido a los malos tratos por parte de un profesor contra uno de los alumnos, debiendo ser educado por su tía monja Luisa. Hasta su entrada al seminario en 1805, Marcelino trabajó de pastor. 

Fueron sus padres Juan Bautista Champagnat y María Chirat; este matrimonio tuvo diez hijos. El padre era hombre recto, bastante instruido, de buen juicio y muy estimado en la comarca; sus convecinos acudían a él para que dirimiera sus diferencias. 

La triste experiencia de atender a un muchacho de 17 años llamado Juan Bautista Montagne, quien vivía en una aldea llamada Les Palais, enfermo y ya moribundo, fue atendido por Marcelino, quien al intentar confesarlo se dio cuenta de que nunca había ido a la iglesia y apenas había oído hablar de Dios, dándole una brevísima catequesis, lo confesó y, algunas horas después el muchacho muere. Esto impresionó fuertemente al P. Champagnat y, recordó sus proyectos del seminario. 

El 22 de julio de 1816 recibe la ordenación sacerdotal y en una peregrinación al santuario de Nuestra Señora de Fourviere, en Lyon, junto con otros sacerdotes recién ordenados, se comprometen a fundar la Sociedad de María, comúnmente conocidos como Padres Maristas y deciden fundar la rama de la congregación de Hermanos Maristas, quienes se dedicarían a la enseñanza y a la catequesis de niños y jóvenes especialmente a los más necesitados. Es así como el 2 de enero de 1817 nace la congregación de los Hermanos Maristas. 

En noviembre de 1818 funda la primera escuela en su pueblo natal, Marlhes. Y al siguiente año en su parroquia, La Valla. En el lapso de 22 años, deja a su muerte 48 escuelas fundadas donde se educan unos 7.000 alumnos. María bendice igualmente su congregación con abundantes vocaciones. En el mismo lapso, Champagnat deja 280 Hermanos, más 49 que ya habían fallecido. 

El 29 de mayo de 1955 es beatificado por el Papa Pío XII. 

Fue canonizado por el Sumo Pontífice, en una solemne Eucaristía celebrada en la Plaza de San Pedro, Ciudad del Vaticano, el 18 de abril de 1999, con la presencia de miles de personas, entre ellos, numerosos miembros de la Familia Marista. Su Memoria, en el calendario de la Iglesia Católica, se recuerda el 6 de Junio.